escuela, encuentro, desencuentro, nihilismo, maestros, cultura

FpA; un estudio fenomenológico desde la perspectiva de los estudiantes

Esta investigación permite aproximarse al paradigma sobre el que se sustenta la epistemología curricular del modelo pedagógico Flores para Aprender (FpA).

Os presentamos el extracto de una publicación. En este texto comparto tres premisas, una propuesta, discusión – conclusiones y una invitación al final.

¿Te interesa conocer la publicación íntegra? Entonces puedes acceder al texto completo original si pinchas aquí.

TRES PREMISAS

1.- ¿Cuál es el problema inicial de la formación del profesorado? Según Bolívar (2010) el docente no suele saber cómo provocar contextos y situaciones para la transferencia y movilización de los recursos enseñados. Gimeno (2008) reivindica la necesaria reflexión de la práctica educativa centrándose en la enseñanza, puesto que ésta depende del aprendizaje que es capaz de generar en los estudiantes. Nos disponemos a profundizar en la competencia de enseñar a enseñar (Domingo, J. y Pérez, M., 2015) para aprender a enseñar y lograr un aprendizaje competencial en los futuros maestros.

2.- ¿Qué enfoque requiere un cambio profundo de la práctica educativa? Herrán y Fortunato (2019) se preguntan: ¿Dónde se encuentra realmente el eje del cambio? Afirmamos que es preciso darle un giro al debate educativo y traer al centro del mismo núcleo pedagógico la realidad de la enseñanza y las dificultades de los propios docentes para aprender. Todo ello sin perder de vista la pregunta siempre pertinente de Herrán, A. (2017): ¿Y si nuestra educación estuviese radicalmente equivocada?

3.- ¿Cómo enseñar aquello que ni el profesor comprende?  Requisito éste que hay que solventar para generar una situación de aprendizaje efectiva dentro y fuera del aula. En esta investigación ofrecemos algunas claves para elaborar proyectos contextualizados con propuestas creativas en el diseño y desarrollo de experiencias de aprendizaje significativo según el método Flores para Aprender (FpA)

UNA PROPUESTA

FpA es un método que surge tras una amplia experiencia docente universitaria. Es el resultado de un ejercicio sistemático entre el análisis y la síntesis creadora de una enseñanza comprometida con una transformación cultural para una vida más solidaria. En definitiva, presentamos una investigación fenomenológica desde la perspectiva de los estudiantes que aprenden con el método FpA. Las conclusiones son sus respuestas fundamentadas en la práctica educativa, y arroja luz necesaria para cualquier profesional que se dedique a la enseñanza.

La implementación del método Flores para Aprender (FpA) permite pasar del concepto asignatura al concepto de ámbito de conocimiento y por lo tanto facilitar relaciones interdisciplinares, así como imaginar diseños y desarrollar procesos creativos. La concepción de su doble dimensión: estructural y metodológica permite articular de forma coherente y viable los distintos elementos curriculares. Su secuencia didáctica se ensambla con cualquier metodología activa como por ejemplo la Encuesta pedagógica (EP) Ver-Juzgar-Actuar, Explorar-Crear-Ofrecer (ECO), Técnicas Freinet, Aprendizaje por descubrimiento, Aprendizaje basado en  proyectos o  aprendizaje basado en problemas (ABP), Aprendizaje servicio (AS), etc.

(…)

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES

Teniendo en cuenta los resultados de la investigación referida podemos extraer algunos resultados significativos.

En primer lugar, el método FpA capta el interés y la atención por su originalidad y por enseñar de forma diferente a la convencional en la universidad. Más que buscar cosas interesantes el método FpA hace interesante lo que hay que enseñar, la perspectiva cambia radicalmente. Sólo llegamos a comprender aquello que nos transforma (Costa, 2015).

La motivación crece al trabajar (Enkvist, 2016) y eso se logra cuando el interés y la atención están proporcionalmente relacionadas a la capacidad que tiene el método de generar una dinámica para la acción (Rodríguez, 2010) por la estructura misma de FpA. Afirma un estudiante que “es un aprendizaje orientado a la acción” (30.1).

FpA es un método que enlaza cuatro momentos. El aprendizaje se sucede de forma significativa rompiendo la linealidad del mismo y generando conexiones de contenido interdisciplinar y relaciones didáctico-pedagógicas contextualizadas. En esta estructura converge la sistematización de procesos de enseñanza-aprendizaje con una narrativa evocadora.

Agrupamos la situación de aprendizaje de los cuatro momentos referidos en dos niveles:

  1. El primer momento y el tercer momento. Hacemos referencia por un lado la asamblea inicial del primer momento como punto de partida para los estudiantes en torno a un elemento motivador y por otro nos referimos al árbol didáctico-metodológico del tercer momento. Ambos momentos propicios para la comunicación, expresión y manifestación de las ideas, pensamientos, imaginación y creación. Constituyen espacios y tiempos imprescindibles para generar aprendizaje, vinculados al desarrollo de procesos cognitivos y socio-afectivos.
  2. El segundo momento y el cuarto momento. Hacemos referencia por un lado a la concreción curricular centrada en seleccionar y ordenar los distintos elementos curriculares en torno a una pregunta trampolín. Este momento coincide con el dibujo de la imagen de la flor. Nos referimos a un concepto amplio porque junto a la imagen una flor se va asociando otros elementos de la naturaleza para completar el paisaje curricular. Y en el cuarto momento el diseño de herramientas de evaluación de un aprendizaje competencial para valorar lo aprendido. La peculiaridad de este último es que siempre termina con nuevas preguntas.

Generar situaciones de aprendizaje tiene mucho más que ver con una concepción dinámica de un proyecto que con una estructura rígida, que es lo que vienen siendo la unidad didáctica “aquella de la que has oído hablar, pero que es una gran desconocida hasta que llegas al método FpA” (12.1) y te cambia la perspectiv

FpA posibilita de forma sencilla una conceptualización compleja. Es un método visual que permite al estudiante percibir la globalidad del proceso y provoca el descubrimiento de la lógica, de las partes y de la coherencia del todo. Los estudiantes comenten: “Creo que la flor desarrollada por nosotros mismo se nos quedará para siempre” (12.3). Se trata de hacer sencillo lo complejo y concreto lo abstracto. En definitiva “permite una actitud de afrontar lo complejo venciendo al miedo”

Existen muchos métodos visuales y tipos de cartografías sin embargo la imagen tiene una potencia evocadora única y facilita la interiorización, orden y clasificación de los conceptos y elementos. “Visualmente se elimina por completo el libro de leyes pasando a algo colorido” (1.1). De esta manera los estudiantes pueden reconstruir el camino mental para llegar el conocimiento.

A menudo la imaginación y creatividad los lleva con el tiempo a sustituir la flor por otro elemento esquemático. Superando así una de las limitaciones que comentan algunos estudiantes cuando afirman que “Debería haber más libertad en cuanto al diseño gráfico del mapa. No tiene por qué ser una flor” (3.3). 

FpA combina espacios de aprendizaje individual y cooperativo de manera que se establecen relaciones pedagógicas y entornos comunicativos a los que se vinculan su aprendizaje. Con este estudio se confirma que se aprende de forma diferente cuando se enseña de forma diferente.

FpA une en los estudiantes el mundo exterior en tanto expresión y acción con el mundo interior de pensamientos, sentimientos, experiencias y afectos. Establece un puente entre la enseñanza visible con el mundo interior vinculado a la experiencia íntima y profunda del aprendizaje, experiencia intransferible que se visibiliza indirectamente (Prange, 2005). De todo este proceso se toma posteriormente conciencia cuando ellos afirman que “aprendes sin darte cuenta” (11.3), “simplemente ha sido poner luz a la oscuridad, y darle forma a la nada que teníamos al principio, ya que era un auténtico jeroglífico la asignatura, y a través de la flor ha sido todo mucho más fácil (1.3). Los conceptos no caen del cielo, se forman y desarrollan a partir de una red de experiencias, que implica obviamente un sujeto que haga experiencia (Costa, 2015).

El estudio destaca que la eficacia de FpA está en el orden y la sistematicidad que encuentra fácilmente una lógica que permite descubrir con naturalidad el camino. Pues el orden o no de componentes de la enseñanza favorecerán o no la orientación didáctica al aprendizaje (Moral y Herrán, 2021). No se deben presentar los contenidos desordenados, porque se sobrecarga la memoria y la hacen artificial; los contenidos no se presentan como respuesta a interrogantes (Costa 2015).

En conclusión, las evidencias de esta investigación permiten avanzar en la discusión sobre la relevancia práctica del método Flores para Aprender y la forma de enseñar en cualquier ámbito educativo. Enmarcado desde la premisa de una pedagogía fenomenológica que trata de incrementar la reflexividad pedagógica. Pero sobre todo nos permite reflexionar sobre la necesidad de un cambio radical en la formación inicial-permanente de los docentes.

Y UNA INVITACIÓN

Para acceder al formulario de inscripción pincha aquí

Foto: Flores de invierno tomada por M.I Medina, Soportújar en la comarca de la Alpujarra granadina

Mª Isabel Rodríguez Peralta 14/01/2023

1 comentario en “FpA; un estudio fenomenológico desde la perspectiva de los estudiantes”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.