escuela, encuentro, desencuentro, nihilismo, maestros, cultura

Aprendizaje por descubrimiento

El confinamiento por el estado de alarma decretado en marzo de 2020 impuso la enseñanza online en la universidad. Tras algunos cambios que requiere este tipo de adaptación todo ello no ha sido un obstáculo para que, como cada curso, vuelva a florecer la primavera en el aula. Eso sí, en esta ocasión sería en un aula virtual. Tanto mis estudiantes como yo hemos realizado un gran esfuerzo para no renunciar a un aprendizaje práctico propio de la pedagogía. Una vez concluido el curso y toda esta odisea inesperada comparto ahora algunas conclusiones fruto de esta experiencia docente. El pasar a una enseñanza online sin perder la frescura de una presencial ha sido todo un reto.  Esta reflexión va acompañada de comentarios de los estudiantes. Una forma de escuchar su voz.

1.- La práctica siempre se sostiene sobre principios teóricos porque realmente no hay nada más práctico que una buena teoría. De manera que si establecemos un puente entre las orillas de la teoría y de la práctica generamos mayores oportunidades para un estudio más riguroso y de manera didáctica.  

“Para mí, aprender por proyectos implica empaparse más del tema que se quiere llevar a cabo ya que debes buscar información de manera rigurosa, poner ejemplos, explicarlo…. llegando a aprender conocimientos teóricos de manera didáctica” . (Ernesto)

2.- El aprendizaje por descubrimiento implica por parte del profesor asumir una actitud paciente. Considero que se llega al destino del viaje cuando los estudiantes son capaces de explicitar ese descubrimiento, cuando reconocen con asombro los procesos y visibilizan el resultado. El tiempo que transcurre durante ese proceso de aprendizaje se vive por parte de los estudiantes con muchas angustias y ansias. Pues están acostumbrados, en general, a la inmediatez de los resultados, ellos reclaman de entrada que se les dé y confirmen todas las respuestas correctas al instante.

Esta situación se hace a veces insostenible para todos cuando esas respuestas ansiadas no responden a ninguna pregunta. Pero cuando alcanzan una visión de conjunto y que normalmente coincide cuando finaliza la asignatura adquieren esa perspectiva que antes no tenían, ni podían tener. Cuando miran hacia atrás celebran el haber superado en grupo esos obstáculos. El descubrimiento real siempre va acompañado de sorpresa y asombro ante un hallazgo inesperado que pertenece a una experiencia personal e intransferible para afirmar que ‘he aprendido algo’ y por tanto merece la pena.

“Cierro un curso lleno de novedades, de cambio, de giros inesperados, que me han ayudado a aprender, y que jamás olvidaré”. (Andrea)

3.- La realidad siempre supera a las ideas. La realidad es inconmensurable y cuando desaparece el horizonte sin darte cuenta circulas por una mentalidad ‘monocarril’. Con demasiada frecuencia se contraponen la enseñanza tradicional y la moderna desde planteamientos contrarios e irreconciliables, que muchas veces obedecen más a discursos ideologizados que pedagógico. Así por ejemplo no se pueden enseñar contenidos sin desarrollar competencias, ni viceversa. Contraponer la instrucción directa con el aprendizaje por proyectos simplemente empobrece y esteriliza todas las oportunidades que nos brinda la vida.

“La idea de trabajar por proyectos me parece extraordinaria. No es un plus a estudiar como tal porque en los mismos proyecto también se estudia. Tras haber creado varios proyectos con la técnica ‘Flores para aprender’ he descubierto que me gusta el proceso y que es algo muy beneficiosos”. (Beatriz)

4.- Es labor de los maestros transformar lo complejo en algo asequible y no complicar aquello que realmente es sencillo. La premisa que requiere una didáctica eficaz es que los docentes desarrollemos nuestra competencia profesional con el deseo que querer transmitir la esencia, la lógica y las relaciones críticas del conocimiento que nos ocupa en cada momento para ser más libres y ofrecer herramientas para el desarrollo de hábitos intelectuales.

“Quiero decir que la metodología ‘Flores para aprender’ ha sido todo un descubrimiento, no me esperaba que fuera tan dinámico y sencillo aprenderse la legislación y elaborar un proyecto. El hecho de hacerlo en grupo también ha aportado muchas cosas buenas, ya que he podido escuchar y aprender de mis compañeras en este caso, con distintos puntos de vista, con más creatividad”. (Patricia)

5.- Ser protagonistas del aprendizaje es saber encontrar soluciones en equipo ante problemas reales. No perdemos tiempo, ganamos tiempo cuando hacemos un esfuerzo por organizar la mente y eso perdura en la memoria.

“Bajo mi punto de vista, lo bueno que le he encontrado a aprender por proyectos es que le damos soluciones a todo y aprendemos mucho más rápido, ya lo tienes organizado y guardado en la memoria para toda la vida”. (Belén).

6.- Invitar a clase a mentores pedagógicos, es decir, compañeros de otros cursos superiores que ya han superado la asignatura, supone una forma muy eficaz para presentar esta forma de trabajo. La comunicación es más fluida no sólo por el lenguaje entre iguales que facilita la comprensión sino también por haber compartido la misma experiencia e incertidumbre. Establecer puentes entre compañeros de diferentes cursos constituye un factor generador de entorno de aprendizaje significativo.

“Aunque al principio me pareció la asignatura más difícil y rara que podría encontrar en la carrera he podido aprender mucho y sobre todo ver la importancia que tiene. Cuando llegaron los compañeros del ‘mentorado pedagógico’ a clase y contaron su experiencia me tranquilicé, pese a las dificultades que hemos tenido por la pandemia del COVID´19” .(María).

7.- Cultivar la creatividad es un todo. La creatividad no es un tema, ni una lección, ni una actividad. La creatividad es un modo de proceder que afecta a toda la personas en cada uno de los momentos del proceso de pensamiento y que se manifiesta en cada estudiante de forma diferente, siempre acorde con su sensibilidad, intereses, aficiones y habilidades. Llegamos incluso a conocer mejor a nuestros estudiantes y vamos cambiando la percepción que tenemos de ellos.  

“Según mi experiencia el trabajo por proyectos ha logrado fomentar mi creatividad a la hora de formular las preguntas, siendo más crítica en diversos temas actuales que antaño.  Gracias a esta metodología logré tener una visión más amplia de aquello que me rodeaba, aunque fuese el objeto más cotidiano del mundo, y por ello le prestase la atención que se merecía. También me permitió experimentar ser la propia protagonista de mi trabajo, posibilitándome adquirir y usar conocimientos desde situaciones reales. Me ha aportado la organización que anteriormente no poseía y no solamente eso, sino que he disfrutado investigando y aprendiendo. Aprendiendo a trabajar en equipo y a superar dificultades. Se nos presentó realizar los proyectos por medio del dibujo de una flor y de un árbol, que nos permitió comprender a la perfección qué se nos pedía, cómo hacerlo y cómo usar la legislación, que se convirtió nuestra aliada”. (Natalia)

8.-  No pongamos puertas al campo, ni limites a nuestra imaginación.

“El método Flores para aprender’ me parece fascinante. Cómo a través de este método se hace magia. Al principio de la asignatura todo era cuesta arriba, hasta quedar literalmente fascinado en todos los sentidos.  Jamás hubiera imaginado que algo tan complicado a simple vista pudiera convertirse en algo tan asequible”. (Antonio)

Para concluir es preciso matizar que el método ‘Flores para aprender’ lo hemos ido gestando durante años. No se trata de una improvisación en la acepción negativa de la palabra. Se trata de ensamblar un conjunto de evidencias para poner de manifiesto que hay diferentes formas de aprender y sobre todo de enseñar. Nunca partimos de cero y la madurez profesional se fragua en una síntesis superadora a los conflictos ya sean didácticos, pedagógicos y/o filosóficos. En definitiva, el aprendizaje pasa por perder el miedo a dibujar para descubrir y visualizar procesos creativos o lo que es lo mismo cómo transformar lo complejo en algo asequible.

Mª Isabel Rodríguez Peralta

10 comentarios en “Aprendizaje por descubrimiento”

  1. Hola Isabel: en primer lugar gracias por compartir esta entrada. Hoy más que nunca hemos de suplir la presencialidad con una educación de calidad, por eso debemos de ser cada vez más creativos y desarrollar, desde mi punto de vista, dos sentidos muy importantes: la vista y el oído. La vista para poder ver a nuestro alrededor lo que está sucediendo, o mejor dicho, lo que está surgiendo como necesidad. Y el oído para escuchar lo que nuestro alumnado está demandando y qué necesitan para seguir creciendo. También creo que es una nueva oportunidad para enseñar a tener un pensamiento crítico y desde un aprendizaje cooperativo convertir todo el proceso de enseñanza aprendizaje, en una actividad realmente significativa y constructiva. Y ¿cómo hacerlo? Pues como te comenté un día, siendo totalmente “peregrinos” en nuestro quehacer. De nuevo reitero mi gratitud por tu entrada y una abrazo muy fuerte.

    Me gusta

  2. Magnífico trabajo Isabel. He disfrutado mucho leyéndolo. Me encanta ver cómo eres capaz de quitar miedos e ideas preconcebidas a los futur@s maestr@s. Eso que siembras se recogerá el fruto en las aulas que atiendan tus alumn@s en un futuro.
    Enhorabuena y un beso enorme.

    Me gusta

  3. Doña Isabel , eres una docente que sabes motivar y enseñar . He aprendido mucho de ti y sigo.
    Me encanta toda la información que comparte con nosotros, al menos a mí me hace crecer.
    Muchas gracias y un abrazo muy grande para ti y tu familia.

    Me gusta

  4. Gracias gracias gracias Isabel por todo lo que nos enseñas aquí. Me ha gustado mucho leerte. Sigue así. Eres un ejemplo y te admiro mucho como profesora mia que has sido y sigues siendo. ¡Gracias! Un fuerte abrazo!

    Me gusta

  5. Me encanta, muchas gracias por el momento de reflexión. Me parece que estos puntos reflejan un método que implica al estudiante en su totalidad y que concibe el aprendizaje como una manera de construcción del pensamiento y no solo como transmisión de información. Ambas cosas de sí complejas y que tienen aún más mérito cuando se aplican en circunstancias como en la que nos encontramos.

    Me gusta

  6. Leo esta reflexión e imagino al hortelano que riega, cuida y con paciencia observa cómo crece el fruto de su siembra.
    Todos, consciente o inconscientemente somos semilla y hortelanos a la vez y la mayoría de las veces no con la paciencia que este “oficio” requiere.
    El método Flores para Aprender es abono que enriquece la tierra y fortalece las raíces para que el árbol se afiance fuerte y duradero.
    La situación generada por la pandemia nos sitúa en la historia, somos testigos y protagonistas de una transformación de la enseñanza que obliga a fusionar métodos de instrucción aparentemente enfrentados. Está en nosotros transformar angustia, miedos y frustración en abono fértil para futuras siembras.
    Gracias Isabel por tus reflexiones y por esa labor de hortelana generosa ya que el fruto de estas cosechas lo recogerán otras personas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .